Buscador de temas

martes, 15 de enero de 2008

El Web-educador del siglo XXI

Desde que ingresé en la cátedra en el nuevo milenio siempre me llamó la atención la integración de la tecnología en la cultura académica. Las experiencias personales, a lo largo del tiempo, me han permitido confirmar que los recursos tecnológicos aportan significativamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Hoy día he podido adquirir el conocimiento necesario para diseñar cursos Web y adminisrtar las plataformas de educación a través de la Web (Blackboard/Moodle). Los paradigmas emergentes y las nuevas filosofías pedagógicas promueven la integración de la tecnología debido a la gran proliferación y convergencia entre las Tecnologías de la Comunicación e Información (TICs), conexión de redes, la Web 2.0 y la diversidad formatos (HTML; PHP; AJAX; XLS). Por lo tanto, la educación actual demanda nuevos retos que deben ser atendidos con nuevas formas para solucionarlos. La tecnología es un recurso de vital importancia para el desarrollo de una sociedad competitiva y que promueva el desarrollo del conocimiento en cada uno de sus ciudadanos.

Por tanto, es mi deseo compartir con ustedes cibernautas de la blogósfera una serie de recomendaciones que debería considerar un educador para lograr la excelencia académica de su/s curso/s Web:
  1. El curso Web no es lo mismo que un curso presencial: Al inicio se pensaba que diseñar un curso Web era tan fácil como transferir el prontuario/silabario, los contenidos didácticos y las actividades instruccionales de evaluación (de sesiones presenciales) a la plataforma de administración de cursos Web. La idea de que el curso Web es como la ropa ''one size fits all" es totalmente desacertada, pues cada curso depende de la naturaleza de la tarea que se va impartir en su entorno virtual.

    A) Los prontuarios/silabarios deberán rediseñarse al formato híbrido o en línea. Esto significa que la descripción del curso, los objetivos instruccionales (destrezas, conocimiento, habilidades) las metas, la asistencia, las horas de oficina (presencial/virtual), las actividades instruccionales, las actividades de evaluación, los textos y las recursos bibliográficos complementarios deberán adaptarse a la modalidad de enseñanza virtual. Hay que detallar qué actividades se realizarán en línea o en la sala de clases, cómo se tomarán los exámenes (electrónicos o en papel, a distancia o en el laboratorio de computadoras), cómo se pasará la asistencia (virtual), cómo establecer comunicación con los participantes (dentro de un margen de tiempo razonable), cómo hacer las tareas para la clase, los proyectos, las investigaciones y cómo se calificarán las mismas. Se recomienda que cada actividad instruccional presente a los estudiantes una rúbrica de evaluación que contenga todos los elementos que se considerarán para adjudicar la puntuación final. De este modo ellos sabrán cómo serán evaluados por sus trabajos.

    Tanto los contenidos como las actividades interactivas de evaluación deben estar descritas detalladamente para que los estudiantes sepan qué hacer, cómo hacerlo, para qué hacerlo y dentro de qué término de tiempo se debe hacer y enviar (si aplica). De igual modo el educador debe aclarar las diferentes formas de envío de las actividades de evaluación interactivas. De haber problemas técnicos, los estudiantes pueden recurrir a otras formas alternas para cumplir con sus tareas. El educador debe propiciar el entorno adecuado para que los alumnos entreguen sus trabajos a tiempo y sin excusas. Todas las acvitidades interactivas de evaluación y contenidos didácticos deben tener su descripción/introducción, objetivos instruccionales, objetivos de evaluación y calificación. Es decir, debe haber un alineamiento entre el prontuario/silabario y las actividades instruccionales diseñadas en el curso Web. Recuerde que el prontuario del curso es el contrato que establece las reglas de juego entre el educador y los estudiantes en el curso. Actividad que haya que realizar; actividad que debe aparecer en el prontuario con su puntuación y equivalencia.

    B) Los contenidos didácticos deben rediseñarse en formatos de módulos interactivos virtuales. Muchos educadores transfieren sus presentaciones en PowerPoint al sistema de Web-educación. Dichas presentaciones fueron diseñadas para conferencias en la sala de clases. Los contenidos presentados consisten en oraciones cortas o frases sencillas que ayudan al mentor a abundar los conceptos relacionados de manera verbal. Por tanto, los estudiantes carecen de contenido significativo que ayude a entrar en el procesamiento cognitivo adecuado, realizando solamente actividades de memorización y repetición de los conceptos presentados.

    Algunos educadores utilizan portales o páginas Web creadas por otros para utilizarlas como recursos de aprendizaje. Es un gran beneficio incorporar en sus cursos "objetos de aprendizaje" provenientes de otras fuentes. Para qué reinventar la rueda nuevamente. La idea de utilizar otras fuentes de información es para mostrarle a los aprendices la infinita disponibilidad de contenidos diversos que se pueden acceder desde la Web. Utilizar otros recursos informativos para la mera extracción de contenidos hace que los aprendices sólo accededan a la información para memorizar lo que dicen otros - o copiar y pegar la información- porque el entorno didáctico diseñado por su mentor no les da el espacio para entrar en procesos cognitivos de alto nivel como: construir conocimiento, solucionar problemas, analizar situaciones, evaluar opciones, sintetizar hechos, realizar procesos o procedimientos, construir productos útiles, desarrollar habilidades, deconstruir y reconstruir el conocimiento nuevo.

    Sería maravilloso que el educador se convierta en el autor intelectual de sus contenidos didácticos. Que promueva la creatividad de sus estudiantes de manera activa y dinámica. Construir nuestro própio contenido didáctico se basa en contextualizar nuestra realidad social que nos distingue como pueblo dentro del marco universal del conocimiento. El Web-educador tiene a su disposición diversas herramientas de diseño de contenidos. Se recomienda diseñar módulos interactivos con acceso a otros contenidos dentro y fuera del mismo módulo. Se puede reducir el tamaño del texto para incluir mayor información textual e imágenes, incorporar diferentes formas de representación de contenidos (audiovisuales/multimedios) e incluir fuentes bibliográficas complementarias al texto del curso (revistas electrónicas, blogs especializados, páginas Web, fotocopias, etc.). La interfaz del módulo debe contener botones de navegación, índice con hipervúnculos a temas de interés, una introducción, descripción de los objetivos instruccionales, contenidos variados y cortos. Se debe fomentar la investigación, la lectura, escritura y la exposición oral como destrezas esenciales de la comunicación en todas las carreras profesionales.

    C) Las actividades instruccionales de los cursos Web deben ser rediseñadas para que los estudiantes puedan realizarlas desde la distancia. Muchos educadores diseñan actividades sin detallar cuáles son los objetivos instruccionales, las actividades a realizar, las diferentes formas de envío dispinibles en caso de interferencias con las redes, las fechas de envío o entrega, las puntuaciones y equivalencias de la calificación final. El curso debe tener espacio para que los estudiantes se congreguen virtualmente y se brinden apoyo mutuo en caso de tener dudas o dificultades con las actividades. Puede incorporarse al entorno Salas de Charlas (Chat), Foros de discusión (Discussion board) o el Correo Electrónico como herramientas de comunicación entre los participantes. Es responsabilidad del educador establecer las horas de contacto con sus estudiantes para ofrecerles apoyo y asistencia apropiada. No es recomendable seguir una conducta acomodativa en la que el educador agrega sus contenidos y actividades y no vuelve a entrar al curso hasta que tenga que corregir las tareas del momento. El educador debe entrar al curso constantemente para monitorear a todos los estudiantes que lo acceden, ofrecer el apoyo necesario, facilitar el conocimiento, partiripar de las experiencias educativas, moderar los entornos interactivos, interaccionar con los aprendices, explicar detalladamente las actividades de la clase, ofrecer sus horas de oficina virtual, agregar las calificaciones a la mayor brevedad posible y actualizar sus contenidos o instrucciones constantemente. Es importante que todas las actividades que se realicen en el curso Web aparezcan descritas en el prontuario/silabario. Cada actividad instruccional debe incluir los siguientes elementos: Descripción de la tarea (en qué consiste), especificaciones detalladas (cómo realizarla), objetivos instruccionales (con qué propósito se hace), fecha de terminación (cuándo enviarla/entregarla), métodos alternos (cómo la envío/entrego) y formas de contacto (entornos para la colaboración social).

    1. El curso Web no es sólo el contenido: Siempre se ha pensado que diseñar un curso es simplemente agregar los contenidos didácticos creados para la modalidad presencial a la plataforma de Web-educación. Sin embargo, la esencia del curso Web está en la experiencia que se realiza en el mismo. Un buen curso Web fomenta la participación activa de los estudiantes en los Foros de Discusión, las Salas de Charlas, Buzones de depósitos digitales, Creación de Blogs, Wikis o Páginas Web y el uso de otras herramientas de colaboración social de la Web 2.0. De lo que se trata es de hacer del curso Web uno activo y dinámico en el que se fomente la lectura, escritura, la investigación, interacción constante y la colaboración entre todos los participantes (incluyendo al educador). La experiencia adquirida sirve como base para la aplicación del conocimiento dentro del campo de estudio. Un buen curso Web fomenta la gestión del conocimiento, la solución de problemas, la creación de nuevos productos útiles, tolerancia hacia los demás, una conducta moral y ética apropiada, el trabajo colevtivo, capital intelectual y la aplicación de destrezas cognitivas de alto nivel. No cabe duda que los datos proveen información. Pero el aprendizaje se adquiere a través de la aplicación del conocimiento en el contexto real, que a su vez propicia el entorno adecuado para generar la nueva experiencia educativa según las metas y objetivos establecidos en el prontuario del curso.

      Por tanto, el curso Web no es sólo el contenido agregado para ser memorizado o repetido, sino todo un conglomerado de experiencias, ideas, creencias, opniones, interacciones y aportaciones compartidas entre todos los participantes. El educador debe aprovecharse al máximo de todas las aportaciones de sus estudiantes para mantener su curso Web actualizado con los recursos tecnológicos y referencias bibliográficas disponibles en la red extensa del conocimiento humano. El conocimiento no sólo se circunscribe en las cuatro paredes de la sala de clases ni en el entorno virtual al que se accede. El conocimiento se encuentra en el universo que nos rodea. Hay que saber buscarlo y utilizarlo para lograr una educación de excelencia.

      Si bien, muchos educadores creen que una vez montado su/s curso/s Web su trabajo ya terminó es una conducta desacertada. El curso debe ser revisado constantemente para modificarlo y mantenerlo al día. Un buen educador se beneficia de las aportaciones de sus estudiantes, del contenido que se genera constantemente, de las investigaciones realizadas en otros lugares del mundo, de la globalización del conocimiento, de los productos creados por otros. El curso web es tanto del estudiante como del facultativo porque se nutre de la interacción entre educador, estudiante, contenidos didácticos y comunidades virtuales de aprendizaje que colaboran entre sí para desarrollar significados compartidos con definiciones compartidas. La idea de dejar a los estudiantes solos en el entorno virtual no aporta absolutamente al proceso de enseñaza y aprendizaje, ni cumple con los fundamentos de la Web-educación.

  2. Sea tecno-educador: Este listado muestra los conocimientos básicos que se deben ir adquiriendo poco a poco según sus necesidades. No se trata de que manejen todos los recursos a la perfección, sino que al menos conozcan sus funcionalidades beasicas y los beneficios que pueden obtener al incorporarlos en sus quehaceres académicos.

    I. Aprenda a utilizar la computadora y su funcionamiento básico. Conozca el sistema operativo de su computador, aprenda los comandos y funciones del teclado, aprenda a darle el mantenimiento y optimización requerido, actualice su sistema constantemente, protéjalo de virus informáticos, spams y addwares: Norton Antivirus, MacAffie. Utilice diferentes recursos de almacenamiento de información: Disco duro, Discos duros externos, Memorias Flash, CDs, DVDs, Servicios de red gratuitos como resguardos de información (Backups).

    II. Aprenda a navegar por la red, utilizar motores de búsqueda de información (Google, Yahoo, MSN), instalar plugs-in (RealPlayer, Winamp, ShockWave, Windows Media Player, QuickTime, Flash). Conozca los diferentes navegadores de red (Internet Explorer, Netscape, Mozilla Firefox, Opera). Se recomienda utilizar un proveedor de servicios de red (ISP) de alta capacidad. Hoy día la conexión a través de un modem de 56K no resulta muy efectiva ya que la mayoría de las páginas Web contienen muchos gráficos animados de alta resolución que tardan demasiado tiempo en cargarse en la pantalla del computador.

    III. Utilice un paquete de programados de escritorio. Microsoft Office 2007 es el que más se utiliza en la mayoría de las escuelas y universidades. El mismo contiene: MS Word (Procesador de palabras); MS PowerPoint (Presentaciones/Módulos electrónicos); MS Excel (Hoja electrónica de cálculos y generador de gráficos); MS Publisher (Publicaciones); MS Internet Explorer (Navegador de Red), MS Acces (Inventarios, Formularios), MS Picture Manager (Organizador Fotográfico) y MS Outlook (Administrador electrónico).

    IV. Utilice diferentes periferales: Impresoras, Scanners, Proyectores digitales, Web Cams, Monitores y otros. También es conveniente saber que exixte un programa para retocar fotografías como: PhotoShop. Este programa ayudará a generar imágenes con buena resolución dependiendo del recurso instruccional que se va a utilizar.

    V. Es interesante utilizar algunos de los dispositivos móviles como: iPods, Teléfonos móviles inteligentes, Agendas electrónicas (Palms/Pocket PCs), Tablet PCs, Portátiles con conexión inalámbrica y Cámaras digitales. Estas herramientas ayudan a realizar actividades innovadoras en sus cursos.

    VI. Aprenda a utilizar la plataforma de Web educación adoptada por la institución educativa en la que labora (Blackboard, Moodle, Desire2Learn, Angel, Edu 2.0). Asista a talleres de desarrollo profesional y experimente con las diferentes herramientas interactivas que poseen los sistemas. Las ideas para diseñar contenidos y actividades comenzarán a fluir en el proceso de aprendizaje.

    VII. Active una cuenta de correo electrónico institucional o personal. Es importante que los estudiantes tengan alguna forma de comunicación con sus profesores para el envío de avisos, calificaciones, información, contenidos y envío de tareas. Debe aprender a enviar documentos adjuntos (attachments) y a aprender a generar hipervínculos (liks) a otros lugares de interés.

    VIII. Experimente con las herramientas de la Web 2.0 que mejor se ajusten a sus necesidades o conocimiento y diseñe experiencias educativas interactivas que sean llamativas para sus estudiantes: Blogs (Blogger, WorldPress), Mensajería instantánea (MS Messenger, Yahoo Messenger), Fotografías (Flickr, Photobucket), Presentaciones en Red (Spresent, Slideshare), Entornos sociales (MySpace, Facebook), Marcadores sociales (delicious), Agregadores de feeds RSS y Atom (Google Reader) Vídeos (YouTube, TeacherTube), También puede beneficiarse de otras herramientas de Código Abierto "Open source"; OpenOffice (paquete de herramientas parecido a Office) y CMap (Generador de mapas conceptuales y organizador gráfico) entre muchas otras más... ¡Esto eso sólo una pequeña muestra de todo lo que existe en la Web!

  3. Fomente una cultura tecnológica: Es importante que el curso Web fomente una cultura tecnológica en todos los participantes. Esto ayuda a que los estudiantes se mantengan comunicados constantemente, evita el aislamiento social o académico, fomenta el trabajo colaborativo, promueve la gestión del conocimiento, el establecimiento de una comunidad virtual de aprendizaje, la construcción del conocimiento de manera dinámica y activa, el pensamiento crítico y el afianzamiento de las destrezas cognitivas de alto nivel. Mientras más conocimiento tecnológico tengan los participantes mayor será la rentablidad del curso Web que imparte. Un tecno-educador activo permite que sus estudiantes se conviertan en autores de sus propios conocimientos, seres pensantes y creativos que utilizan diversidad de recursos para acceder información adecuada y personas capaces de resolver problemas. Para lograr esto es importante que el mentor demuestre excelentes destrezas de redacción y comunicación de ideas. Si se logra esto los estudiantes tratarán de emular esa conducta a lo largo de la experiencia. Ellos podrían estar más pendientes de su redacción y formas de expresión escrita. De lo que se trata es de convertir al educador en un promotor de la liberación del pensamiento crítico, la reflexión y la práxis de sus estudiantes.

    Hoy día el uso que se le da a la Web es para generar el conocimiento; no sólo es para buscar, memorizar y repetir lo que exponen otros autores. Existe una inifinidad de servicios de Red en los que no se tiene que invertir ni un solo centavo por su manejo. Es cuestión de saber suscribirse a Blogs, Asociaciones Educativas y revistas electrónicas especializadas que envían sus boletines a través del correo electrónico o los agregadores RSS. La modalidad de aprendizaje en línea exige que todos los participantes tengan competencias de lecto-escritura bien desarrolladas para establecer una comunicación efectiva.

    Resulta bastante impresionante conocer todo lo que un tecno-educador debe considerar para diseñar un buen curso Web. Pero afortunadamentes los Tecnólogos Educativos y Diseñadores Instruccionales entran en el campo de la educación para darle el apoyo que necesita la facultad en el diseño de sus cursos. Esto es un proceso que se aprende en la marcha. Primero se aprende lo técnico y luego el fundamento de diseño para la Web. El resto del proceso lo puede hacer el educador solo experimentando y practicando con los recursos disponibles. De eso se trata, de teorizar nuestra propia práctica y no practicar con la teoría implantada en otros contextos del exterior.

  4. Diseñe cursos para la vida... no para una calificación final: Un buen educador es aquel que toca la fibra emocional y los estados emocionales de los estudiantes para sumergirlos en sus procesos de aprendizaje. No importa si está físicamente presente o desde la distancia, aquel que pueda hacer que sus estudiantes apliquen lo aprendido en sus quehaceres diarios es un educador exitoso. Es importante que se trate al aprendiz como un profesional de campo que viene con un conjunto de conocimientos y habilidades previas. Cuando un estudiante comparte sus experiencias personales con la clase es porque de una forma u otra se siente identificado con la actividad instruccional. Si se fomenta una motivación extrínseca desde el inicio, los participantes desarrollarán interés y motivación intrínseca que les permitirá estar más receptivos hacia el proceso de aprendizaje. Esto ayuda a garantizar el éxito al finalizar el curso, pues las metas y objetivos se cumplirán a cabalidad. Un buen educador demuestra valores éticos y morales que sirven para que los estudiantes emulen esas condutas durante toda la experiencia de aprendizaje virtual. Es importante establecer un código social desde el principio que deberá ser cumplido hasta el final del curso. Debe existir una netiqueta en la que impere el respeto, tolerancia hacia la diversidad y complegidad, seriedad, profesionalismo, un clima de armonía y seguridad entre todos los participantes.

El cambio paradigmático de la enseñanza tradicional a los entornos virtuales de aprendizaje es un proceso que conlleva tiempo en adoptarse. Es un trabajo arduo que debe realizarse en equipos de apoyo y colaboración de pares. La integración de la tecnología en los procesos académicos es otro proceso que toma mucho tiempo y efuerzo. Pero, es importante que los educadores de hoy estén al tanto de la importancia de ir adquiriendo destrezas y habilidades tecnológicas. La mayoría de las carreras demandan profesionales con altos niveles de competencias tecnológicas y de literacia de computadoras. Es nuestro deber promover el mayor uso de las tecnologías para atender las necesidades particulares de los estudiantes de esta generación. Éstos demandan una educación significativa que les abra sus conciencias libertadoras y los lleven por el camino de la reflexión, acción y praxis de su propio conocimiento generado. La educación basada en la web es una excelente oportunidad para lograr que nuestros estudiantes se sientan responsables de sus procesos académicos y encuentren una dirección correcta de qué es lo que quieren ser y hacia dónde quieren ir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada