Buscador de temas

Cargando...

viernes, 22 de agosto de 2014

[EduDebate] Aprendizaje es Trabajo vs Aprendizaje es Ocio

Muchos conocemos el proyecto investigativo que lleva realizando desde hace  años nuestro amigo y colaborador Juan Domingo Farnós (ESP), con relación a la Educación del Siglo 21. De igual manera, hemos estado siguiendo muy de cerca las interesantes publicaciones de Juan Quintana (PUR) en sus entornos digitales. Ambos son considerados como educadores disruptivos por sus fuertes críticas al sistema educativo tradicionalista. Ambos coinciden en que la estructura física del aula ha perdido su relevancia al contar con recursos tecnológicos convergentes que nos permiten acceder al conocimiento que necesitamos en un momento dado. El aprendizaje ya no está sujeto a una hora programada ni a un espacio fijo. Hoy día hay más conocimiento fuera de cualquier organización que dentro. La escuela y la universidad pierden la esencia de toda la vida, ahora el conocimiento está en todas partes y eso “es mucho más grande que cuatro paredes" (@juandoming)
 
A finales del pasado mes de julio, Juan Quintana publicó un impactante artículo Aprendizaje, ocio y trabajo difundido a nivel global en las redes educativas. Una pregunta de Sergio Bosio fue el detonante para la redacción de esta publicación:
Si el 'lifelong learning' es para el learning is the work, debemos definir primero qué es trabajo en estos tiempos. ¿Si el aprendizaje es sinónimo de trabajo, volvemos al siglo pre-revolución industrial? "Aprender haciendo, enseñar produciendo, learning is work, Trabajo + Aprendizaje. No lo vamos a diferenciar"… Es regresivo”. 

RESPUESTA: Pues mira que sí es regresivo; será necesario trasladarse a las corporaciones medievales para encontrar un modelo similar. En cuanto a los ajustes que habrá que hacer en la escuela, será progresivo. Ésta dejará de ser un centro de aprendizaje para el neg-ocio y aparece en bandeja de plata la posibilidad de convertirla en un centro de aprendizaje para el ocio (Juan Quintana).


Por otro lado, Juan Domingo Farnós opina de manera diferente con relación a la manera de aprender: Debemos cambiar el modelo casi 'ancestral' de educación de las escuelas y universidades, por una educación 'enrolada' dentro del trabajo. Se aprende trabajando y el trabajo necesita de una formación de las personas de manera constante y permanente (life long learning)… El cuidado de los negocios significa cuidar de aprendizaje. Si el aprendizaje está en todas partes, debe definitivamente estar donde está el trabajo. Cuando el aprendizaje es el trabajo, tenemos que observar cómo la gente está aprendiendo a hacer su trabajo ya. Debemos encontrar estos caminos naturales y reforzarlos. 

 

Así que Sergio y yo sostuvimos una charla en Twitter para pensar en la posibilidad de juntar a estos dos gigantes de la educación disruptiva en un debate virtual: Aprendizaje es trabajo vs Aprendizaje es ocio. ¿Por qué no? De imediato comenzamos a hacer los acercamientos con 'los juanes' para coordinar un junte educativo a ser transmitido en tiempo real para toda la comunidad educativa iberoamericana. Y de ahí fue que surgió la idea de este  evento tecno-educativo disruptivo:


Arte: Lilliam González
El EduDebate estará dirigido a estudiantes practicantes, maestros, profesores, directores, gerentes, funcionarios y otras profesiones relacionadas al campo de la pedagogía. Se realizará con el objetivo de:
  1. Conocer los nuevos paradigmas pedagógicos del siglo 21
  2. Estudiar a profundidad las nuevas formas de aprendizaje social
  3. Promover la transformación educativa en la Era del Aprendizaje en Red
  4. Compartir conocimientos, experiencias, recursos y herramientas de utilidad para la comunidad educativa
  5. Fomentar una nueva práctica pedagógica a través del diseño de experiencias de aprendizaje basadas en competencias
  6. Unir a la comunidad educativa global en interesantes discusiones sobre temas socio-tecno-pedagógicos
El evento será transmitido a través de Google Hangouts, bajo la moderación de este su servidor (@Edumorfosis). Estaremos utilizando una novedosa plataforma de transmisiones digitales con la que les encantará trabajar en sus futuros proyectos tecno-educativos.  

Separa en tu agenda el sábado, 6 de septiembre para compartir con nosotros en este evento educativo disruptivo. Reserva tu espacio AQUÍ y sigue las instrucciones de acceso directo al hangout. 


¡Ayúdanos a difundirlo en tus plataformas sociales! Nuestro deseo es congregar la máxima audiencia posible para compartir nuestras impresiones. Sigue la discusión en tiempo real utilizando el hashtag: #EduDebate2014

¡Sé parte de la nueva historia socio-tecno-pedagógica del siglo 21!

 
1:00pm (PUR), 12:30pm (VEN), 12:00pm (COL), 12:00pm (PER), 2:00pm (ARG), 3:00pm (URU), 1:00pm (USA-Este), 7:00pm (ESP)


lunes, 21 de julio de 2014

Educadores 3.0: Conectores colaborativos

De: luzenith21.blogspot.com
Según proliferan las tecnologías convergentes, el conocimiento se hace cada día más evolutivo y más accesible a través de diversidad de fuentes abiertas. De ahí surgen nuevas formas de creación colectiva del valor. Cada día que pasa la sociedad se va alejando más del modelo en el que el aprendizaje se organiza en torno a lo estático, estable e indiscutible. Las instituciones educativas tradicionales -con sus luces y sombras- han servido como puertas principales de acceso a la educación y la movilidad social durante muchas décadas. Pero su inmovilidad la está arrastrando hacia su propio colapso. Este modelo de formación social estructurado está siendo sustituido por los nuevos ecosistemas rizomáticos auto-organizados en los que el aprendizaje se concibe como un flujo de conocimientos compartidos con significados conjuntamente construidos. Ahora se trabaja en medio de la abundancia de recursos de aprendizaje personalizados, donde las oportunidades para el conocimiento son infinitas. Los aprendices de esta era disponen cada vez más de nuevas capacidades para sumergirse dentro y fuera de flujos de aprendizaje continuo. 
 
El lanzamiento de los dispositivos móviles, la computación en nube, el big data, la analítica de aprendizajes, la proliferación del contenido abierto, las nuevas modalidades de aprendizaje social y el desarrollo de competencias transversales, son algunos de los indicadores principales que están provocando la refundación de una nueva educación. Dichos indicadores se mueven a través de diferentes flujos de aprendizaje continuo para mover el aprendizaje fuera de las murallas institucionales. El fenómeno de la Web 2.0 en el que los usuarios finales se convirtieron en prosumidores de contenido, ahora está avanzando hacia la nueva dimensión de la Web 3.0. El crecimiento de la Sociedad TIC sigue en aumento constante, pero mientras esto ocurre a nivel global, ya se va configurando la nueva Sociedad TAPEC (tecnológica del aprendizaje, participación, empoderamiento y creatividad). Ahora no solo se habla de prosumidores, sino de Educadores 3.0: Conectores Colaborativos capaces de diseñar sus propios productos de consumo colectivo.

Los nuevos líderes de la educación reconocen que sus mejores esfuerzos individuales ya no pueden contrarestar la complejidad interconectada de los conflictos de hoy. Por tanto, están hechando a un lado sus intereses personales  para construir una nueva infraestructura cívica que sea capaz de accionar sus objetivos comunes. A esta práctica se le conoce como impacto colectivo y es una tendencia cada vez mayor en todas las redes de aprendizaje hiperconectado



De: www.elanaleoni.com
Vivir y trabajar dentro de una cultura de aprendizaje colectiva nos ha alertado sobre esta poderosa tendencia de la colaboración en los organismos redárquicos. El líder como un conector colaborativo es ahora un elemento clave de la educación disruptiva del milenio. En los pocos años de estar inmersos en las redes cognitivas nos hemos percatado de que el contexto de liderazgo se ha desplazado más allá de las funciones realizadas con las tecnologías de la comunicación e información (TIC), para establecer nuevas fusiones, alianzas o asociaciones participativas con organimos educativos que trascienden la tradicionalidad de los roles docentes.

El establecimiento de nuevas conexiones permite a los líderes educativos hacerse cargo de la toma de decisiones fluidas en una época de agitaciónMuchos de nosotros somos conscientes de que ahora vivimos en un mundo interconectado que está habilitado por las tecnologías convergentes. No obstante, nos hemos puesto a reflexionar sobre este nuevo fenómeno emergente: ¿Cuántos de nosotros nos damos cuenta de las implicaciones profundas que esto conlleva al promulgar las posibilidades y oportunidades que estas conexiones nos permiten alcanzar? Cada día, más y más educadores innovadores están recibiendo peticiones de amistad en Facebook, estableciendo nuevos vínculos profesonales en LinkedIn, compartiendo nuevos posicionamientos en los blogs y publicando fotos digitales de sus experiencias tecno-educativas en Pinterst y Flickr. Esto es sólo la punta del iceberg de conexiones que forman parte de una revolución socio-educativa que estalla en la creatividad, el pensamiento lateral divergente y el desarrollo de ideas disruptivas. Estas nuevas prácticas nos permiten redefinir los procedimientos comunicativos al sostener nuevas relaciones con los demás, tanto en lo personal como en lo profesional y socio-cultural.



 

De: blog.mindjet.com
¿Cómo relacionamos estas prácticas socio-tecno-pedagógicas con la innovación y el liderazgo en la educación del siglo 21? Un líder eductivo 3.0  es un conector inherente que genera redes de confianza, con valentía y con pasión en organismos múltiples y diversidad unidades empresariales en las que interactúan profesionales de disciplinas transversales. De este modo se crean coaliciones de redes mediante el intercambio de nuevas narrativas y posicionamientos múltiples a través de una variedad de canales novedosos e interactivos en los que podemos:

Maximizar la diferencia y la diversidad de pensamiento, ideas y soluciones en nuevas formas orgánicas y autónomas para provocar el pensamiento que afecta el cambio y la innovación más allá de los bordes rojos del sistema.
• Crear una mayor velocidad y agilidad para hacer frente a cuestiones estratégicas y amenazas, para resolver los dilemas socio-tecno-pedagógicos y fenómenos emergentes con la intención de transformarlos en soluciones y oportunidades innovadoras.
• Movilizar y el conocimiento, habilidades y experiencias colectivas para resolver los retos generativos que cruzan varias disciplinas, promoviéndolas a nivel global para rebasar la sostenibilidad regional y el crecimiento de valor del vínculo social.  


No cabe la más mínima duda de que el desarrollo del nuevo líder educativo requiere centrarse en las conexiones. Las nuevas iniciativas en las redes permiten a las organizaciones aprovechar el impacto a nivel colectivo. Los nuevos educadores del milenio necesitan llevar a la práctica nuevas conexiones profundas sobre sus conocimientos, habilidades y experiencias profesionales para penetrar el interior de los corazones de sus comunidades. Ellos se conectan externamente con diversidad de personas para aprovechar sus aspiraciones hacia la mejora de su experiencia con fines de promover diversidad de causas que ayudan a conservar su lealtad hacia la educación. Ellos se conectan con otros actores claves en sus cadenas de valor para mejorar los niveles de eficiencia y aumentar las vías de la produción digital.

En la actualidad podemos apreciar cómo los organismos educativos emergentes han adoptado una perspectiva ecosistémica como una forma de fluir con -en lugar de resistirse a- el caos global y la incertidumbre de la era. Utilizan tecnologías sociales convergentes para involucrar y colaborar a través de los sectores privados, públicos y orgánicos con el fin de promover la sostenibilidad, abaratar costos y aumentar el valor de la creatividad al incrementar los niveles de consumo colectivos. El líder educativo del milenio es capaz de crear nuevos ecosistemas de aprendizaje en donde las ideas y conceptos de diversas estructuras, culturas, sistemas de creencias y disciplinas chocan, provocando en última instancia, una explosión de ideas que llevaría a
extraordinarias innovaciones nunca antes imaginadas. El nacimiento de ideas disruptivas son más a menudo intersesccionales y ocurren cuando traemos conceptos transversales a un territorio completamente desconocido mediante la constante práctica de las conexiones colaborativas.

El trabajo en red de un conector colaborativo se compone de un conjunto de habilidades que se aprenden a través de la práctica tecno-social. Para iniciar el desarrollo de este conjunto de habilidades vitales, los líderes educativos deben abrir espacios hipermentales centrados en la capacidad de adaptación, la posibilidad y la colaboración global 


Esto se logra:

  1. Removiendo la atención del yo y prestando atención profunda (centrada en la amplitud mental y facultando la apertura del sistema) para el nosotros que está interactuando conjuntamente.
  2. Sabiendo escuchar generativamente (sumergido en el intercambio de ideas y desde el organismo como un todo) para abrir los espacios de posibilidades que están presentes en el encuentro dialógico.
  3. Formulando preguntas generativas profundas y potentes que alteren o provoquen el pensamiento colectivo, captando la atención y facilitando opciones, oportunidades y respuestas a las preguntas que posiblemente no fueron concebidas por su propia cuenta.
  4. Diseñando nuevos espacios de gestión de aprendizajes multicontextuales, multiculturales, multiplataformas, multimediales, multiformatos, multimodales y multicognitivos.   
Los ecosistemas de aprendizaje en red crean una serie de intersecciones vitales en los paradigmas emergentes y nos expone ante nuevos escenarios de oportunidades y posibilidades creativas. Esto nos permite detectar los pedacitos y fragmentos que ayudan a desarrollar el músculo asociativo que vincula al azar las diferentes visiones del mundo en el que coexistimos. Mientras más diversidad de conocimientos posean nuestros cerebros, mayores conexiones podrían ocurrir cuando se dan las nuevas entradas de conocimiento y experiencias. Estas entradas frescas desatan explosivas asociaciones conducentes al desarrollo de la imaginación creativia, generando también poderosos vínculos de datos al sumergirse en actividades cognitivas de orden superior.  

Los conectores colaborativos aprenderán a manejar por sí solos las redes para explorar las preguntas aparentemente sin relación, dificultades o ideas complejas con fines de alcanzar impactantes avances en las intersecciones de diversas disciplinas y campos. Esto nos lleva al descubrimiento de nuevas direcciones, cambios paradigmáticos y posibles eslabones de inflexión




De: blog.tophat.com
Decirlo es mucho más fácil que hacerlo. Para lograrlo es imprescindible trascender los viejos modelos mentales y comenzar a cambiar con eficacia el mindware de nuestras organizaciones para ser más receptivos y adaptables a los cambios de la era. Esta transformación comienza con la gestión efectiva de los datos los cuales necesitan ser más que accesibles. El proceso debe ser combinado con recursos digitales analíticos que nos permitan transferir los conocimientos abstractos en acciones concretas. Pero sobre todo, se requiere un cambio paradigmático en la estructura organizativa. No podemos esperar a que otros organismos emergentes construyan sus  propios modelos redárquicos externos, para entonces validarlos como efectivos y tratar de adoptaros en la vieja y oxidada estructura universitaria para innovarla. Más bien, deberíamos comenzar a centrarnos en las plataformas tecnológicas convergentes para comenzar a promover los nuevos conjuntos de habilidades requeridos en los entornos socio-laborales emergentes
 

Así como Rita Gunther McGrath expuso, la planificación tiene que convertirse en un descubrimiento impulsado, más que en un conocimiento conducido. En otras palabras, tenemos que centrarnos más en cómo podemos aumentar las capacidades de aprendizaje de los demás, en vez de exponer constantemente lo que los demás ya saben. La nueva sociedad se ha dado cuenta de las grandes limitaciones que el sistema educativo no quiere atender y han comenzado a desprenderse de las viejas instituciones educativas para comenzar a construir los espacios (deslocalizados y destemporalizados) donde se gestionarán los flujos de aprendizaje hiperconectados. En esos espacios y 'no espacios' de aprendizaje estarán los Educadores 3.0... 

Estos NeoEducadores formarán parte de la grandes transformaciones:

  • Del aprendizaje continuo, al episódico
  • Del asignar tareas, al atraer con contenidos impactantes
  • De la transmisión de contenido, a curadores de contenido
  • Del trabajo en un segmento de escala, al trabajo por toda la escala
  • De los grados/títulos, a las métricas de reputación
  • De las calificaciones finales, a los mecanismos continuos de retroalimentación
  • De las aulas, a los espacios de colaboración (learning commons)

miércoles, 16 de julio de 2014

Los sombreros del DI y TE


De: www.barebonesbiz.com
No cabe duda que hoy día los Tecnólogos Educativos (TE) y Diseñadores Instruccionales (DI) del eLearning llevamos puestos muchos sombreros. Unos por elección propia, otros colocados sobre nosotros por parte de los patronos o administradores educativos. Desde el advenimiento de la Internet, el eLearning, los softwares, el hardware, los dispositivos, los sistemas operativos, los servicios web y las aplicaciones móviles, han cambiado por completo el panorama laboral de los profesionales de la educación. Todo esto provoca que llevemos a la práctica pedagógica  otras nuevas funciones que antes no se realizaban.

Cuando eramos estudiantes graduados, practicábamos con los diferentes modelos de DI, siguiendo las teorías de aprendizaje vigentes. Aprendimos a trabajar con los métodos de enseñanza, basados en los problemas de aprendizaje de los estudiantes. Incorporamos la TE análoga en la producción de materiales didácticos adaptados a las necesidades de los aprendices. Dichos recursos eran muy costosos y solo eran adquiridos por los centros educativos que contaban con el presupuesto necesario. El proceso de DI era riguroso (pero seguro) y el uso de la TE era mecánico-lineal. El producto final era evaluado y revisado por muchas personas que intervenían en el proceso: administradores/gerentes, expertos en contenido, curricularistas, diseñadores instruccionales, tecnólogos educativos, ilustradores, artistas (gráficos), fotógrafos, ebanistas, técnicos de Radio y TV, redactores, webmasters y evaluadores (externos). La pregunta que me hago es la siguiente: ¿Cuánto personal necesitamos ahora para diseñar los recursos de aprendizaje?

Producir recursos instruccionales era muy costoso. Actualizarlos o editarlos conllevaba todo un proceso de análisis de necesidades para el posterior diseño, desarrollo, implantación y evaluación del producto final. El tiempo significaba dinero; no se podía cometer errores. Reproducir los nuevos materiales didácticos requería de un presupuesto estable para la compra de materia prima: instrumentos, papel, tinta, audio/video cassettes, reproductores de audio/vídeo, CD's, Discos, televisores, bocinas, proyectores, herramientas/recursos, entre muchos otros... 

Pero ahora la cosa es diferente, la tecnología convergente es considerablemente económica y mucho más accesible que los recursos analógicos de antaño. Reproducir recursos de aprendizaje digital nos cuesta menos tiempo y mucho menos dinero que antes. Ahora es mucho más fácil distribuir los recursos a través de las redes. Su diseño es compartido en tiempo real y no requiere el gasto recurrente de materia prima para su reproducción. Se modifica, se edita sin tener que gastar dinero en el proceso. Desde una tablet o móvil inteligente se puede producir cualquier recurso. Pero el sistema educativo se empeña en seguir utilizando los costosos recursos de antaño. Quizá sea porque no tiene la misma capacidad de regular, controlar, ni monitorear lo que se hace en la dimensión digital.


A continuación, les presentaré los sombreros que llevo puestos como Diseñador de la Instrucción y Tecnólogo Educativo. Están divididos en dos categorías, ya que unos sombreros son los que llevo por interés personal. Y otros sombreros son los que uso como parte del cuestionario de clasificación adjunto con el contrato del instituto educativo para el que trabajo.   

Los sombreros que me pongo por cuenta propia los llevo porque necesito estas habilidades, destrezas, competencias y talentos personales como si administrara mi propia empresa de eLearning. Siento que ya NO soy empleado de una sola institución educativa, sino que formo parte de diferentes organismos educativos distribuidos en las redes. En el siglo 21 los DI y TE tenemos que trabajar como Contratistas Independientes o Entrenadores Personales si queremos sobrevivir en el sistema:

  • Diseñador de la Instrucción: Este sombrero es obvio porque es la  profesión para la que he dedicado todos mis años de mi vida. En los centros educativos donde trabajo me dedico al diseño instruccional utilizando las plataformas de gestión de aprendizajes (LMS) Moodle y Blackboard. En los proyectos u organismos internacionales he aprendido a trabajar con el diseño de aprendizajes creando nuevas ecologías sinérgicas con personas de diferentes nacionalidades. En estos entornos se trabaja con personas de otras latitudes, con diferentes culturas y diferentes prismas con los que miran el mundo. Una experiencia gratificante compartir conocimientos y experiencias con destacadas personalidades del campo educativo contemporáneo. Esta práctica personal me ha ayudado mucho a estar al tanto de las nuevas vertientes del DI y TE. Mi labor consiste en diseñar recursos instruccionales que ayuden a resolver dificultades de aprendizaje. Diseñamos un ambiente apropiado para que los estudiantes se sumerjan en sus procesos de aprendizaje. Formamos parte de un equipo de profesionales que analizan y reflexionan sobre los métodos apropiados para lograr la participación y empoderamiento de los aprendices.

De: www.c4lpt.co.uk
  • Gestor del aprendizaje personal: Se trata de un aprendizaje informal, personalizado, rico en herramientas interactivas, rizomático, sostenible en el tiempo e hiperconectado. Es una actividad compuesta por un conjunto de procesos construidos individualmente para ayudar a otros a tener un sentido de la eficiencia del mundo y del entorno laboral. Consiste en una práctica personal que fotalece las conexiones sociales, mejora la autonomía para cualquier profesión, ocupación o estilo de vida (Harold Jarche). Una forma de aprender individualmente dentro de lo colectivo a través de la co-creación, co-diseño, co-evaluación y colaboración en redes cognitivas auto-organizadas.   

  • Artista Gráfico: Como ya no cuento con un/a compañero/a artista en mi equipo de trabajo, he tenido que convertirme en artista gráfico de los proyectos en los que participo. Aprendí a encontrar en la web los gráficos correctos, realizar las ediciones necesarias, trabajar con capas o crear el arte desde cero cuando no puedo conseguir lo que necesito. Es una destreza que se aprende con tiempo y dedicación. Pero es algo gratificante aprender a ser creativo en medio de un proyecto tecno-educativo con capacidades de conectar las metas y objetivos del evento con imágenes y colores que generan significados. Ahora diseño invitaciones, hojas sueltas (flyers), programas de eventos, manuales, logotipos, entre otros. 

De: itg.emerson.edu
  • Conocedor de Derechos de Autoría: Cada día que pasa tengo la necesidad de aprender lo que puedo y no debo hacer con las obras de otros autores en el diseño de cursos online. Necesito aprender lo necesario para atribuir, acreditar, utilizar y distribuir la diversidad de fuentes informativas en sus formatos de representación. Tenemos que estar al tanto de las más recientes actualizaziones en los códigos del Derecho de Autor, las licenciaturas de Comunes Creativos, recursos de Dominio Público y de Uso Libre establecidos en cada país.  

Scoop.It
  • Curador de Contenidos: Este es uno de los más recientes sombreros que utilizo desde 2013. Lo hago porque el aprendizaje no termina con un título académico. Ser un documentalista de conocimientos nos conecta con los intereses comunes de otros profesionales. Es la puerta de acceso al aprendizaje permanente. Es como estar en Educación Continua de una universidad sin pagar un ¢ por aprender lo que más nos apasiona. A diario se comparte interesantes artículos con diferentes temas sobre el campo educativo. Qué mejor manera de aprender lo último en nuestras especialidades y a compartir lo que sabemos en las redes. Esta es una de las mejores maneras de gestionar nuestras marcas personales. Y lo mejor de todo es que se puede vincular con nuestras plataformas sociales. Desde mi cuenta de Scoop.it puedo vincular los enlaces de interés a Facebook, Twitter, Google+, LinkedIn al mismo tiempo sin tener que gestionar tantas pantallas en mi computador... 


    De: http://www.bibliotheekheusden.nl
  • Administrador de Medios Sociales: Este sombrero lo utilizo desde 2008. Más allá de utilizarlos como recursos sociales o de ocio, los medios sociales son utilizados para fomentar el conocimiento, el empoderamiento y la participación. Las plataformas son utilizadas para sostener interesantes conversaciones con profesionales sobre diferentes temas. Es un grandioso recurso para aprender a conectar nuestros pensamientos en escritos reflexivos compartidos. Si hay medios con los que me comunico en tiempo real (24/7) con otros colegas o compañeros de trabajo es a través de Twitter, Facebook, LinkedIn y Whatsapp. También, son utilizados para conectarme con los estudiantes cuando se trara de compartir conocimientos. Una forma de aprender a respetar la diversidad de pensamientos, creencias e ideas de los demás. Estos recursos son muy efectivos para detectar los perfiles híbridos de nuestros estudiantes. 

Blog
  • Bloguero: En 2008 fue mi primera incursión como blogfesor. Desde entonces he publicado cerca de 300 entradas sobre temas relacionados con la TE, DI y Perpectivas Educativas del Siglo 21. Bloguear es la mejor terapia que un educador pueda tener en su quehacer diario. Es mejor que visitar a un psicólogo. En este espacio me dedico a reflexionar profundamente sobre las visiones de la educación del nuevo milenio. Mi interés no es convertirme en un profesional famoso, sino el de fomentar nuevas culturas tecno-sociales en el aula y los espacios deslocalizados de aprendizaje. Lo hago porque me apasiona. Si pudiera, escribiría todos los días. Este servicio web ha sido uno de los que más puertas ha abierto en el campo educativo local e internacional. Educadores y profesionales de diferentes países acceden las publicaciones que comparto. Saber que educadores/estudiantes/profesionales utilizan los artículos expuestos en sus proyectos de investigación, es una satisfacción inmensa que no se puede describir. El blog no es utilizado como un texto digital para dictar clases, sino como un espacio de pensamientos de orden superior que me permite conectar las nuevas ideas con las experiencias del entorno adadémico real. El blog es el espejo que refleja de lo que pienso, siento y soy capaz de hacer a nivel personal, profesional y socio-cultural. Es el lugar en donde demuestro mis avances, progresos, éxitos y la superación de mis limitaciones personales. Es el lugar que me permite demostrar las prácticas tecno-educativas que tanto promulgo en las redes cognitivas. 
  • Camarógrafo/Fotógrafo: Desde mis estudios subgraduados aprendí a utilizar la cámara para capturar y editar imágenes como parte del proceso de una producción. En la década de los 80's eramos muy pocas las personas que cargabamos con una cámara de vídeo. Hoy día nuestros teléfonos inteligentes tienen una cámara incrustada que nos permite tomar fotos y grabar vídeos de alta resolución. No solo eso, los educadores tenemos la oportunidad de crear nuestro propio canal de vídeos en YouTube donde compartimos los proyectos en los que trabajamos. Producir un vídeo digital hoy día es una actividad que cualquier persona puede hacer. Editar un vídeo musical a partir de fotos y segmentos de vídeos puede hacerse con herramientas gratuitas de la web. El siguiente vídeo es un tutorial para aprender a utilizar el Editor de Vídeos de YouTube. ¿Te animas a crear tu propia producción?

    Otra actividad relacionada es la de crear videotutoriales (screencasts). Con screencast-o-matic puedo capturar los movimientos que hago en la pantalla al mismo tiempo que voy explicando cómo manejar el programado, servicio web o aplicación móvil. De esta manera no tenemos que estar repitiendo constantemente los pasos a seguir para realizar una tarea específica.


ER 10: Edicación Disruptiva
  • Ingeniero de sonido y talento de voz: En 2011 tuve la experiencia de crear mi estación de RadioWeb Edumorfosis con la plataforma Radionomy. Como parte de la producción estaba la transmisión streaming de música electrónica, Lounge y Chillout. También aprendí a producir anuncios de los eventos tecno-educativos locales e internacionales y a transmitir mi propio programa educativo Ecología Digital. Las computadoras, tabletas (iPad/Android) y teléfonos inteligentes utilizan aplicaciones para grabar audios en distintos formatos. SoundCloud y Podomatic son excelentes servicios para alojar nuestras producciones educativas en MP3. No necesitamos un estudio de grabación sofisticado con todo el costoso equipo de sonido requerido. Con tu computadora y una habitación silenciosa es suficiente para comenzar a transmitir tus EduPodcasts. Compartir tus transmisiones MP3 educativas te convertirá en un profesional global. 
  • VirtualEduca Las Américas
    San Juan, Puerto Rico
    Conferencista: La exposisión en los medios digitales me ha permitido tener el honor de ser invitado a participar en eventos tecno-educativos regionales e internacionales. Estar junto a destacadas personalidades del ámbito educativo intercambiando posicionamientos sobre la educación del milenio, es la mejor experiencia de aprendizaje que se pueda tener. Compartir junto a mis profesores de licenciatura, máster y doctorales, es un gran reto porque es en esos laboratorios de la vida real en donde demostramos lo que aprendimos en sus cursos. Estas experiencias profesionales me han permitido entender que educarse, es involucrarse en una múltiple red de interacciones (Mario Kaplún). Algunas de las Redes Educativas en las que he participado como ponente (internacional) son: EducaPR, AULA 2.0, Red CLED, Excellere, Global Educational Conference. Los DI y TE tenemos que promover nuestras carreras en diferentes foros educativos locales e internacionales. Muchos centros educativos no tienen la más mínima idea de las funciones que realizan estos profesionales de la educación. Y en la mayoría de los casos los tienen laborando como empleados de soporte tecnológico y adminstradores de LMS.


  • EduTIC Innova 2013-USMP
  • Aprendiz social: La Pedagogía es un campo en constante movimiento, a pesar de que el sistema educativo siga viviendo en un mundo en el que sus operaciones son disfuncionales y en donde sus directivos ya NO saben cómo  solucionar las crisis evolutivas de la era. Los profesionales de la educación no podemos quedarnos cruzados de brazos en espera de que el sistema resuelva nuestros reclamos. Tenemos que convertirnos en aprendices autónomos capaces de llevar nuestra práctica profesional al contexto real de aprendizaje. Es por eso que me he puesto este sombrero de alumno global. Las redes sociales educativas, las comunidades de práctica y los grupos en Facebook / Google+, son ejemplos de los no lugares de aprendizaje. Automatizar la información para que llegue a mí es una destreza vital en el ámbito educativo contemporáneo. Es la mejor manera de acceder publicaciones, blogs, vídeos, conferencias/congresos/cumbres internacionales, presentaciones web y recursos multimediales que plantean nuevos lineamientos sobre la educación del milenio. Ser un aprendiz social es tener la capacidad de escuchar el doble de lo que estamos acostumbrados a hablar en nuestras ponencias. La educación se nutre de la diversidad de realidades que viven los profesionales de la pedagogía. 
     
Los sombreros de la segunda lista son los colocados sobre mí. Son los que el sistema educativo requiere como parte de mis funcionalidades profesionales. 
  • De: De: programmableweb.com
    Administrador LMS: Hoy día, la mayoría de las universidades han instalado su nueva infraestructura tecnológica. Su enfoque pedagógico tiende a ser más en el manejo de las clases tradicionales gestionadas en la plataforma Moodle o Blackboard. Mis conocimientos en DI y TE han caído en la gestión de cursos de eLearning: creación de cursos, matrículas, administración de pruebas online, informes estadísticos y la solución de dificultades técnicas de la comunidad. Lo que aprendí en el máster no se practica en casi ninguna institución educativa superior. Antes los TE eran los que movían el carrito de multimedios de un salón a otro y conectaban los equipos a utilizarse en clase. Ahora somos los que empujamos el carrito digital de un curso web a otro. Las teorías, los modelos, las estrategias y las técnicas se quedan en el olvido porque es más fácil montar un curso web de la manera tradicional, que pasarlo por todo un largo proceso de análisis, reflexión y evaluación del producto educativo digital. 

    DCPD-UPRA
  • Administrador Institucional: Como todo empleado que trabaja sistemas digitales, tengo que rendir informes mensuales de las labores realizadas en la unidad donde laboro. Esto se debe a que hay que acumular información para cuando llegue el proceso de acreditación de la Middle States y del Consejo de Educación Superior. A esto se le suman los diferentes comités a los que soy designado por mis superiores. La mayoría de ellos están relacionados con la tecnología. 



  • Help Desk: Cuando me instalo en el cubículo de trabajo recibo visitas, llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico y en los medios sociales para aclarar dudas o atender dificultades tecnológicas. Hay momentos en que atiendo a tres o cuatro personas al mismo tiempo. Esto se debe a que soy el único DI y TE en todo el recinto. Por lo tanto, la mayoría de las personas que necesitan soporte tecnológico con Moodle y herramientas 2.0 procuran por mí. Afortunadamente tengo compañeros que se encargan de atender a las personas que llegan cuando estoy ocupado en otras de mis tareas. Este sombrero lo llevo casi todo el tiempo, pues atiendo profesores, estudiantes y colegas dentro y fuera del mi entorno de trabajo. Desde la portátil, tableta y móvil converso, realizo tareas y apoyo tecnológico.  

    Taller de Prezi
  • Recurso de Adiestramiento: Este es unos de los sombreros más solicitados dentro y fuera de la universidad. Desde que inician los ciclos académicos estoy ofreciendo talleres tecnológicos para estudiantes, maestros y profesores. Los talleres más solicitados son los de herramientas web 2.0/3.0. Un aumento significativo de educadores que incorporan las herramientas de la web en sus clases se ha experimentado durante los últimos meses. He tenido días laborales extenuantes con 4 y 5 talleres ofrecidos. Los sábados también participo en diferentes eventos tecno-educativos (virtuales y presenciales) en los que me invitan a participar como recurso de desarrollo profesional. 

  • Proyect Manager: El pasado mes de febrero tuve la maravillosa oportunidad de coordinar el Showcase de Tecnolgías de Aprendizaje. Este fue un evento institucional en el que los estudiantes se convirtieron en protagonistas de su proceso de aprendizaje utilizando las herramientas de la web. Cerca de 13 herramientas 2.0 fueron presentadas como recursos de aprendizaje. Ya están llegando nuevas propuestas para coordinar otro evento similar entre septiembre y octubre de este año. Coordinar un evento de este tipo conlleva tiempo y sacrificio, pues son  muchos los detalles con los que se tiene que trabajar. Se necesita mucho apoyo de las demás unidades del recinto para que el evento sea exitoso. Si queremos que la admnistración educativa invierta en infraestructura tecnológica, tenemos que coordinar exhibiciones, exposiciones, demostraciones y presentaciones de los proyectos de aprendizaje de nuestros estudiantes. Hay que demostrar lo que ellos son capaces de hacer con la tecnología como recurso de aprendizaje, empoderamiento y participación. No existe ninguna otra forma de justificar la inversión tecnológica en tu escuela/universidad. Si los proyectos realizados se mantienen ocultos en el secreto del aula, nunca la comunidad se enterará de las multiples capacidades de inteligencia de sus estudiantes.  
Seguramente muchos de ustedes se preguntarán por qué los educadores tenemos que llevar muchos sombreros encima. Desde mi perspectiva, creo que tenemos el deber de actualizarnos constantemente para adaptarnos a lo que está por venir. La educación no puede seguir siendo un campo estático en el tiempo. Debería ser evolutivo, dinámico, participativo e hiperconectado. El aprendizaje del siglo 21 se ha destemporalizado y deslocalizado de las estructuras convencionales. Ya es tiempo de comenzar a deshacernos de los viejos sombreros que no componen nada en el ámbito educativo, y comenzar a utilizar los sombreros que la nueva sociedad necesita para insertarse en una era líquida, difusa, incierta, impredecible y caótica. Una sociedad que requiere de nuevas infraestructuras de conocimiento, participación colectiva y producción digital. 

Nadie está obligado a llevar tantos sombreros en su profesión. Uno se pone los que quiere y los que la empresa requiera. Pero a la larga uno mismo es el que se rezaga con el pasar del tiempo al llevar los mismos sombreros en su etapa productiva. Si uno aspira a expandir sus horizontes de oportunidades no le quedará otra opción más que seguir poniéndose nuevos sombreros en las diferentes estaciones de la vida... 

¿Cuántos sombreros estarías dispuesto a llevar en tu carrera profesional?



Lecturas complementarias:

Becoming an Instructional Designer - What does it take?

Becoming an Instructional Designer – Areas of Expertise and Credentials 

Going Out on Your Own? Here is Where You Can Find ELearning Clients  

lunes, 7 de julio de 2014

La universidad desconectada...

De: GOOD2BESOCIAL
No cabe la menor duda de que vivimos en una era completamente diferente en la que se experimenta diariamente grandes cambios socio-culturales, científicos y tecnológicos: El por ciento de penetración a la Internet sigue aumentando a nivel global, el acceso a la tecnología móvil sigue creciendo, las editoriales comienzan a tener mayores beneficios en los libros digitales que en los de papel, las empresas necesitan profesionales especializados en dispositivos móviles, la impresión 3D como recurso educativo, la robótica llega a las escuelas y las carreras emergentes se convierten en los empleos más necesarios del mundo. 

De:  Marketing Brain Fodder
La sociedad del siglo 21 está cambiando el curso de la historia, no solo con los hechos, sino con la generación de datos en cantidades exponenciales y la producción de nuevos productos de utilidad colectiva. Los que saben apropiarse del nuevo conocimiento se convertirán en los nuevos líderes capaces de generar nuevos contenidos sociales, nuevos productos y servicios, y sus marcas personales como parte del nuevo orden económico basado en el accionamiento del conocimiento. La proliferación tecnológica del momento constituye en la generación de nuevas carreras competitivas, innovadoras y generadoras de empleos emergentes. Los líderes dedicados a supervisar, dirigir, decretar, ordenar y delegar ya no son necesarios en esta era. En cambio se requiere de personas con nuevos liderajes para conducir proyectos de trascencencia global. Personas con capacidad para influir sobre otros, promoviendo causas o movimientos de construcción creativa. Los cimientos de un nuevo orden socio-tecno-pedadógico ya se están irguiendo en todas partes.       


Mientras esto ocurre en diferentes rincones del planeta, la universidad continúa operando en su espacio intocable de escolarización estantarizada, acreditación académica, reglamentaciones, regulaciones, institucionalización de nuevas políticas y ejecusión de operaciones rutinarias. Es como si estuviese enajenada del movimiento tecno-científico de la era. Viviendo anclada en el medievalismo pedagógico y administrativo en pleno siglo 21.
 

La crisis financiera universitaria está dejando al descubierto su enorme déficit presupuestario. Les suma al problema fiscal un aumento en sus gastos recurrentes (energía eléctrica, agua, mantenimiento de equipos y planta física, papel, cartuchos de tinta, etc), los salarios del personal docente y admnistrativo, y las constantes inversiones en la infraestructura tecnológica. Los gobiernos han reducido sus aportaciones porque ya no pueden permitirse el lujo de subsidiar las universidades del estado tan generosamente como lo hacían antes. Hoy día los estudiantes pagan más por sostener el sistema jerárquico universitario y no por la calidad de sus aprendizajes. 

Este artículo de El Nuevo Día edivencia la desconexión existente entre la universidad y el mercado laboral. El sistema educativo superior NO ha sabido tomar ventaja de la crisis laboral en muchas posiciones para las que ya no hace falta un personal ocupacoinal rutinario. Sin embargo, esta continúa preparando profesionales para ocupar nuevos puestos con muy poca demanda laboral.  

De: University of Westminster
La universidad no se ha dado cuenta de que ya casi no existen estudiantes de tiempo completo. La educación se ha convertido en una prioridad inferior para la generación estudiantil contemporánea. La mayoría de los estudiantes priorizan el trabajo sobre la educación universitaria, porque es la única fuente de ingresos para costear sus estudios y sostener a su familia. La universidad tampoco se ha dado cuenta de que el target ya no se dirige únicamente a los estudiantes de nuevo ingreso provenientes de la escuela superior. Ahora se habla de personas desplazadas, desempleados, profesiones que necesitan re-certificarse constantemente (enfermeros, doctores) y personas que buscan expandir sus horizontes de posibilidades estudiando otras carreras. 

El diseño de cursos en línea para profesionales que buscan cursos cortos, re-certificaciones, licenciaturas y pasar reválidas, es una opción viable que generaría muchos ingresos al fisco. Así no se tendría que depender tanto de las aportaciones del gobierno ni de sus decretos ideológicos. Esto la convertiría en una verdadera Universidad Autónoma, capaz de tomar decisiones productivas sobre su propio futuro y no reaccionando a los infortunios del presente. Lamentablemente, la universidad no está preparada para tomar riesgos. ¡Sí, riesgos! Cualquier proyecto o programa académico disruptivo se convierte en un reto a superar. Por lo tanto, no se atreven a invertir en proyectos en los que no se asegura su Retorno de Inversión (ROI) inmediato. Y por eso termina en un campus inmóvil porque nunca fue concebida para operar bajo incertidumbres.  


Los líderes educativos tradicionales piensan que es suficiente con crear masas de profesionales laborando para las compañías de servicios de carrera. Pero la realidad es que muchos egresados profesionales ya no consiguen empleos en las especialidades para las que fueron entrenados. Sin embargo, los estudiantes de hoy exigen estar mucho más visibles dentro y fuera de los andamiajes construidos directamente en sus experiencias de aprendizaje universitaria. Ellos necesitan evidenciar sus prácticas colaborativas y experiencias significativas en las que se demuestra cómo sus aprendizajes encajan con las competencias vitales de la fuerza laboral. Ellos necesitan aprender cómo laborar en entornos profesionales, cómo gestionar  proyectos colaborativos, cómo desarrollar y comunicar ideas innovadoras en diferentes formatos de representación del conocimiento. Es la única manera de demostrar la experiencia requerida para fomar parte de la fuerza laboral...

En diferentes medios digitales e impresos se difunden impactantes noticias relacionadas con la severa crisis de habilidades que enfrenta el sistema educativo. Los centros se preparan para hacer frente a la crisis, pero es obvio que no pueden y no tendrán éxito ejecutando sus operaciones innovadoras en el vacío. La administración educativa continúa implantando soluciones convencionales que fueron creadas para atender los problemas del pasado. Tanto los profesores de alto rango como los nuevos instructores fueron preparados para dictar sus clases siguiendo las mismas prácticas metodológicas que incorporan modelos mentales que fueron exitosos en el pasado.

Hoy día vemos cómo las universidades implantan sus 'proyectos pilotos innovadores' aprovechando las potencialidades de los recursos tecnológicos sofisticados para terminar replicando las viejas prácticas que terminarán convirtiéndode en intentos ineficaces. Son intentos fallidos porque vienen de arriba hacia abajo siguiendo la cadena jerárquica de mandos. Mientras el sistema se centra en la creación, prestación y gestión ineficaz del eLearning, un número creciente de personas se aprovechan de las bondades de la web para aprender por sí mismos en nuevas formas: autónomas, rizomáticas, de micro-aprendizajes o interacciones cortas, de forma continua, personalizadas, hiperconectadas, en cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo conectado.
 
Ante tal panorama, muchos educadores disruptivos concurren en que los grados académicos ya NO deberían consistir más en las horas contacto de los programas académicos, ni tampoco en la acumulación escalonada de créditos. Las facultades no deberían estar segregadas en departamentos/programas académicos, sino de trabajar unidas en una misma facultad integradora. Los aprendices deberían aprender a completar tareas bien definidas cuando demuestren que en realidad pueden hacer algo que los lleve a la realización de nuevas tareas con mayores grados de complejidad. Para algunos pensadores contemporáneos es mejor disponer de mayores recursos en vez de crear más cursos.


Los grados de discrepancia entre las percepciones universitarias y las empresariales sobre cómo los estudiantes están preparados para insertarse a la fuerza laboral sigue aumentando. Los siguientes ejemplos lo demuestran:
  • Los analistas de la firma McKinsey estiman que en 2014-15 habrá más de 924 conjuntos de habilidades/competencias necesarias en el mundo laboral, en comparación con los 178 conjuntos de habilidades necesarios en 2009.
  • Un estudio de Bersin & Associates (22 de marzo 2013) por Chief Learning Officer Magazine informó que el 72% de los admnistradores universitarios cree que sus egresados recién formados están listos para el trabajo, versus el 42% de los patronos que aseguran que sí lo están. 
  • La revista Chronicle of Higher Education, publicó el 26 de febrero 2014 los resultados de un sondeo de Gallup-Lumina 2014, que encontró que el 96% de los principales académicos universitarios estaban confiados en su capacidad de preparar a los estudiantes para el éxito laboral, pero el 89% de los líderes empresariales coincidieron en que los graduados de hoy no cuentan con las habilidades y competencias que sus negocios necesitan.
  • En el arículo: "La recuperación: el crecimiento del empleo y la educación a través de Requisitos 2020", el Center on Education and the Workforce at Georgetown University indica que "El ritmo de producción actual de la educación superior se reducirá a cinco millones menos de profesionales con altas credenciales de educación superior necesarios para el 2020" (junio de 2013).  
  • En su encuesta de 2012, el Manpower Economist Intelligence Unit, advierte que "para el año 2020 habrá 123 millones de empleos de alta calificación y remuneración disponibles en EE.UU, pero sólo 50 millones de aspirantes tendrán la educación adecuada para ocuparlos".  
Mientras que hoy experimentamos una terrible escasez de empleos por la debacle del sistema industrializado, en unos pocos años tendremos una seria escasez de profesionales con competencias necesarias para ejecutar actividades de orden superior requeridas en las empresas emergentes. Para abordar con eficacia la brecha credencial, los institutos deberían establecer fuentes vínculos con los organismos empresariales, sociales y educativos que componen el nuevo rizoma tecno-social. Las agencias gubernamentales también han recibido esta alerta y han comenzado a aumentar la presión sobre las universidades para establecer alianzas que incluyan a los empresarios y profesionales de la fuerza laboral, así como a los organismos regionales de desarrollo económico. Pero sus avances resultan ser demasiado lentos en comparación con las empresas emergentes. Es por esto que a menudo nos encontramos con organismos socio-tecno-educativos aprovechándose efectivamente de las limitaciones de los sistemas educativos. Adversidades que el sistema educativo no quiere, no puede y no sabe enfrentar. Y para el colmo, me atrevería a decir que: ¡Es mejor que algunos NO deberían perder su tiempo intentándolo porque son realmente incapaces!

La imnensa mayoría de los profesionales disruptivos coinciden plenamente en que el cambio de las prácticas de aprendizaje de nivel superior requiere grandes transformaciones en su estructura organizacional. Necesitamos formas de vivir donde las personas no tengan que depender de jerarquías verticales, si no de posicionamientos horizontales y diversos, donde la diferenciación aporte valor en lugar de restar expectativas. Los derechos ya no irán separados de las obligaciones, los dos actuarán al unísono y uno sin el otro no tendrá razón de ser, con ello conseguiremos una mayor igualdad de las personas como individuos y colectivos, pero a su vez una diferenciación particularizada que no les hará 'perderse' por el camino, ni quedar excluidos o segregados, como sucede ahora. (Juan Domingo Farnós)

Para Dolors Reig, el conocimiento que se construye hoy ya no es el mismo que se construía hace una década. El mundo ha cambiado para todos, no solamente para la enseñanza. La universidad desconectada no puede seguir arraigada a las aulas, las plataformas LMS y los softwares privativos como únicos recursos en donde de aprende y con los que se enseña. La sociedad está conciente de que quiere algo completamente nuevo en la educación. Lo que no tiene claro es cómo implantarlo. Si la universidad es conocida como el centro del desarrollo del conocimiento, deberían repensar y construir otras formas de propiciar aprendizajes como parte de la nueva cultura laboral.

El problema que afrontamos en la actualidad es que el sistema universitario sigue inmerso en la cultura de la rigidez, llena de percepciones únicas, estatismo, reticencia a lo nuevo, egocentrismo y conformismo reduccionista... todos adquiridos por los vínculos culturales de sus antecesores. El único cambio que experimentamos de lo rígido es su deterioro por el paso del tiempo. Esto lo vemos a diario en los diferentes medios noticiosos. La cultura de la rigidez es sinónimo del conservadurismo idiosincrático. Esas mentalidades rutinarias solo tienen una manera única de hacer que las cosas funcionen a su conveniencia. Las respuestas correctas conforman su mundo y las preguntas se resumen a conocer los sentidos limitados de los conceptos a ser atiborrados en las memorias de corto plazo. Las mentalidades académicas rígidas están basadas en las certezas, generando niveles de intolerancia a lo novel o lo no establecido como verdad en su dimensión intelectual. 


Pero fuera de los bordes estamos siendo testigos de una proliferación de experiencias de aprendizaje co-localizados en donde las personas son capaces de aprender en redes hiperconectadas, conversando, reflexionando, experimentando nuevas formas de superar las limitaciones personales y generando soluciones conjuntamente. Muchos estudiantes tienen un fuerte deseo de aprender de manera autodidacta, pero es evidente que no poseen las capacidades necesarias para hacerlo.

La universidad que tenemos está...

... desconectada de los intereses, necesidades, preferencias y capacidades personales de los estudiantes.

... desconectada de las múltiples manifestaciones de la inteligencia.
... desconectada del desarrollo tecno-científico global. 
... desconectada de la diversidad socio-cultural de la era. 
... desconectada de las nuevas perspectivas pedagógicas del milenio.  
... desconectada de las nuevas formas de comunicarse y de aprender en red. 
... desconectada de las tendencias laborales emergentes donde se trabaja con diversidad de conjuntos de habilidades.  

Nuevos entornos laborales de aprendizaje
Gran parte de las tareas intelectuales rutinarias que se practican en la  universidad están desapareciendo en el mundo empresarial. Los edificios gigantes subdivididos en hileras de oficinas llenas de empleados rellenando formularios son cada vez más un vestigio del pasado. El acceso a la información está llegando a mayor cantidad de personas en diversidad de formatos de distribución. Por tanto, el sistema educativo que tenemos ya no posee la total exclusividad del conocimiento, porque las nuevas formas de aprendizaje de los knowmads están sustituyendo los viejos estilos de transmisión de contenidos de muchos educadores tradicionalistas. Los nuevos trabajos requieren más de la intuición, imaginación, creatividad, análisis profundo, manejo de datos, emprendimiento e incertidumbre, que del conocimiento intelectual. Los educadores deberían aprender a poner a trabajar el conocimiento a su favor y no alrevés como sucede ahora. Esto no es una idea mía, sino que es la realidad que se vive en el contexto profesional. Ahora hablamos de manejar grandes cantidades de datos para generar conocimientos de utilidad. Manejar contenidos elborados por otros es una tarea operacional, pero insuficiente para las funcionalidades del nuevo orden socio-económico.  

Hoy día la sociedad-en-red practica el aprendizaje insitu, aquel que ocurre de manera natural fuera de las fronteras limitadas del sistema educativo tradicional. Un aprendizaje redárquico informal con compomentes aleatorios basados en la serendipia o infortunios transformados en exitosos episodios de microlearning (integración de pedacitos de contenidos de aprendizajes en la rutina diaria). Este tipo de aprendizaje NO es estructurado ni reglado, sino que se alcanza a través de la libre exploración e interacción directa con cada uno de los nodos de conocimiento libremente accedidos.

En vez de hablar de...

... Educación tradicional, ahora se habla de Educación Disruptiva
... Educación Comercial, ahora se habla de la Educación Socio-Empresarial
... Estructuras Educativas Jerárquicas, ahora se habla de Redarquías
... Excelencia Académica, ahora se habla de la Excelencia Personalizada
... Aulas, ahora de habla de Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) en Escuelas sin Aulas
... Diseño de la Instrucción, ahora se habla del Diseño de Aprendizajes
... Grados Académicos, ahora se habla de Nano-Grados y Micro-Aprendizajes
... Sistemas de Gestión de Aprendizajes (LMS), ahora se habla del Dominio Personal del Conocimiento (PKM)
... Diplomas o Certificaciones, ahora de habla de Badges
... Currículos Estandarizados, ahora se habla de Aprendizaje Personalizado o Aprendizaje a la Carta
... Juego de Roles, ahora se habla de Gamificación

Pero nada se esto se practica hoy día en el sistema universitario. Estos planteamientos disruptivos de construir una nueva educación provienen de pedagogos, tecnólogos educativos, diseñadores instruccionales, psicólogos (educativos), diseñadores de softwares, sociólogos, humanistas digitales, social media managers, neuro-científicos y profesionales independientes que gestionan sus marcas personales en la dimensión digital. Todavía no son validadados por los que manejan los sistemas educativos tradicionales. Implantarlos en sus centros de trabajo representaría una seria amenaza a sus puestos laborales por convertirlos en posiciones completamente irrelevantes para las estructuras redárquicas. Incorporar estas ideas dentro de las estructuras burocráticas tradicionales resultará en una pérdida de tiempo. Es como el agua y aceite; no mezclan.

De modo que los profesionales disruptivos han sabido tomar las ventajas que ofrece la web para la generación y difusión del nuevo conocimieno en entornos laborales disruptivos. Por eso nos topamos todos los días con MOOCs, Bootcamps, Startups, Congresos, Cumbres, Jornadas, Internados y Redes de Práctica Profesional de muy bajo costo o completamente gratuitas. ¿Por qué las universidades no promueven estas experiencias de aprendizaje para el desarrollo profesional de sus facultades? Son muy pocas universidades las que se han lanzado a realizar este tipo de proyectos. Ya no es suficiente con visitar las escuelas superiores para venderles sueños a los futuros graduandos. Es tiempo de promover proyectos tecno-sociales que establezcan nuevos vínculos con profesionales, empresas y organismos internacionales. La universidad TIENE que conectarse con el mundo en el que vive o dictará su sentencia de muerte. 

 

La universicad desconectada está siendo reemplazada por la gente que piensa y hace las cosas de manera diferente. Las tradicionales metodolgías expositivas de enseñanza ya no son sufucientes para promover la sociedad del conocimiento en red. Mientras que los profesionales independientes y las marcas tecno-pedagógicas se encuentran dispersos en los medios digitales y sociales generando nuevos activos, las universidades tradicionales le siguen restando a la sociedad del siglo 21 porque ya no se avistan como antes. Solo se encuentran aisladas en sus viejos campus tratando de sobrevivir a la crisis económica de la era. Con tener un portal en la web que brinda información sobre sus programas académicos obsoletos, no la convertirán en una universidad social

No se puede entrenar a ser social en conferencias magistrales; solo con mostrar cómo ser social y abrir los 'no espacios' para fomentar una nueva cultura al ritmo de cada participante es más que suficiente. La universidad desconectada solo se trata de un punto inerte localizable en la pantalla de un dispositivo o una URL accesible en la web. La presencialidad en el aula no es una condición humanizante ni de sociabilidad en el aprendizaje, puesto que muchos estudiantes desconectan sus cerebros a los quince minutos de presenciar un discurso magistral de hora y media. Se trata de un contacto social tan tóxico como un curso online de pésimo diseño. El trabajo y el aprendizaje no tienen por qué estar segragados en estaciones aisladas. Cada persona puede estar en su ambiente de aprendizaje laborando individualmente dentro de lo colectivo.

No importa cuán precisas o imprecisas les parezcan estas ideas disruptivas, lo cierto es que el concepto de carrera de preparación universitaria se está transformando a otra cosa totalmente diferente al lo que conocemos debido a la manera en que la sociedad-en-red está viviendo y trabajando en la actualidad. Lo que muchos profesionales, al igual que yo, estamos haciendo a través de las redes es practicando las nuevas formas de sostener encuentros dialógicos en los que se promueven conceptos evolutivos: educación disruptiva, perfiles híbridos, ciudadanía horizontal, aprendizajes emergentes, co-working, geografías abiertas, economía de la creatividad, emprendimiento, pensamientos de orden superior, pensamiento adaptativo innovador, gestión del big data, analíticas de aprendizaje y el pensamiento de diseño, que forman parte de los nuevos conjuntos de competencias pedagógicas en una ecología de aprendizaje. Cuanto más precisos podamos ser en nuestros puntos de vista sobre lo que en realidad es el aprendizaje hiperconectado, mejor podremos preparar a los aprendices para insertarlos en la Nueva Sociedad del Milenio. Esto no es cuestión de ponerle más sobreros de responsabilidades a los educadores, sino de comenzar a deshacerse de las actividades irrelevantes, para ejecutar la práctica de nuevos conjuntos de habilidades que necesitan los futuros profesionales. 

¡La Universidad Desconectada no podrá hacerlo sola. Nos necesita a todos!
Los ministros, presidentes, rectores y decanos, ya no cuentan con los recursos necesarios para construir la nueva educación. Si no comienzan a vincularse con la sociedad-en-red, sus instituciones se convertirán en fósiles de la era industrial...

La Educación de Excelencia -que tanto alardean las universidades- ya no es aquella compuesta por una facultad con altos títulos académicos (buenos docentes), sino por los proyectos que sean capaces de gestionar conjuntamente con todos los sectores de la sociedad. ¡No hay de otra! 


En este vídeo Jordi Adell presenta claramente cómo las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) están generando carreras profesionales que antes no existían. Por tanto, la universidad debería cambiar sus proramas académicos, así como sus prácticas expositivas del contenido a los estudiantes del siglo 21.





En este interesante hangout, Jesus Hernández (@jhergony) conversa con Juan Domingo Farnós (@juandoming) para saber más sobre su personal y disruptiva visión del aprendizaje del siglo 21. Los invito a verlo para reflexionar sus planteamientos...